Fachadas ventiladas resistente a rayos UV

Las placas de Lapitec® encuentran aplicación también en los revestimientos de fachadas ventiladas resistente a rayos UV con fijación mecánica. La elevada resistencia a las altas temperaturas, las heladas, los rayos UV y el viento, hace que el Lapitec® sea ideal para el revestimiento de paredes exteriores. El poder autolimpiante de las placas gracias a la tecnología Bio-Care utilizadas en el proceso de producción, completa las ventajas del uso del Lapitec® como revestimiento para paredes exteriores.

Un revestimiento pensado al detalle

El grosor de las placas comúnmente utilizadas en las  fachadas ventiladas debe garantizar la resistencia del material y la ligereza a toda la estructura. Por eso, Lapitec® realiza sus placas de piedra sinterizadas con un grosor de 12 mm, perfecto para ser aplicado con elementos de anclaje mecánico, garantizando los estándares estructurales con el mínimo peso. Lapitec® está disponible en grandes placas de formato 3.365 x 1.500 mm que permiten reducir al mínimo las juntas. El formato XXL de las placas deja libertad de diseño también en el caso de grandes estructuras y formas complejas.

Acabados y colores

Entre los diferentes acabados a disposición de proyectistas, arquitectos y diseñadores, los más utilizados en los revestimientos para fachadas ventiladas son Fossil y Vesubio, caracterizados por unos excelentes resultados estéticos gracias al aspecto granulado de su superficie. Los acabados están disponibles en 15 colores, tanto lisos como veteados, que van desde el negro del Antracite al Bianco Polare.

Por qué elegir Lapitec® para las fachadas ventiladas

• Disponible en grosores de 12, 20 y 30 mm
• resistente a los rayos UV
• resistente a la humedad
• protege de las filtraciones de agua
• autolimpiante
• altamente resistente a las manchas
• altamente resistente a los arañazos
• altamente resistente a la abrasión
• altamente resistente al calor y altas temperaturas
• resistente a las heladas
• no sufre variaciones de tamaño
• totalmente carente de porosidades
• resistente al asentamiento de bacterias y formación de moho
• fácil de limpiar con agua tibia y un paño
• antibacteriano
• antigrafiti
• incombustible
• resistente a los ácidos, bases y solventes
• no absorbe
• sin variación del tono entre lotes producidos en diferentes momentos. Esta característica los convierte en el material perfecto para proyectos desarrollados "por fases".