Costa Esmeralda: en Villa Emma, el Lapitec® se eleva a su máxima expresión

Proyecto: Villa Emma
Lugar: Costa Smeralda, Sardegna, Italia
Material utilizado: Avana Dune, Bianco Polare Vesuvio, Grigio Cemento Dune, Nero Antracite Vesuvio
Aplicación: Revestimientos interiores y exteriores, pavimentos, escaleras, piscina.
Arquitecto: Mario Mazzer Architects

El estudio Mario Mazzer Architects da una nueva lectura de la estructura tradicional del stazzu, eligiendo la piedra sinterizada a toda masa para los revestimientos y la piscina
 
Es un proyecto ambicioso y con un enorme respeto al contexto y la cultura, que ha dado vida a una construcción nueva que se asoma al mar de Porto Rotondo. Todo el conjunto es obra del estudio Mario Mazzer Architects, que ha interpretado los múltiples vínculos proyectuales con un concepto que actualiza el rigor del tradicional stazzu sardo con un enfoque muy moderno en el diseño de los espacios, la elección de los materiales y los detalles arquitectónicos. El resultado es una villa pasiva desde el punto de vista energético, con una distribución de los espacios interiores y exteriores que la convierten en una casa para ser disfrutada todo el año, no solo durante el periodo estival.

Esencial en el diseño, compleja en los detalles

Intervenir con una construcción de nueva planta en un ecosistema paisajístico maravilloso y delicado al mismo tiempo, y en un territorio con profundas raíces arquitectónicas, es un desafío tanto en el aspecto conceptual como proyectual. Por este motivo, el estudio Mario Mazzer Architects ha decidido actuar con el máximo respeto a la tradición, diseñando una villa que se inspira en la sencilla forma rectangular con cubierta a dos aguas típica del stazzu sardo, el edificio donde moraban los pastores y los agricultores de la Gallura. Pero esta inspiración se ha actualizado conforme a los cánones estéticos modernos: la planta baja se inserta en el cuerpo de la montaña y está construida con bloques de granito cortados a mano; en cambio, la planta superior se aleja de la sólida belleza de la piedra gracias a los grandes ventanales que reflejan la luz exterior. La fachada de la villa está atravesada por una cornisa que actúa de elemento de discontinuidad, cortando y dividiendo la cubierta a dos aguas del resto de la estructura; su extensión, que supera el perímetro de los muros verticales, transforma este elemento arquitectónico en una pérgola de gran elegancia.

Lapitec®: paredes, pavimentos y piscina que dialogan con el espacio

Villa Emma es uno de los ejemplos más expresivos de las posibilidades que el Lapitec® permite y ensalza. Así, la piedra sinterizada se ha utilizado para los pavimentos, las paredes interiores, la escalera, la fachada y la piscina, tanto en su formato más grande como en dimensiones más pequeñas. Su inalterabilidad a los agentes atmosféricos y al salitre han permitido su uso sin limitaciones entre el interior y el exterior. Las propiedades de mecanizado típicas de la piedra han permitido la ejecución de detalles como las molduras convexas de la coronación de la piscina y la creación de escalones retroiluminados con ledes en la escalera interior. Los colores recuerdan la típica atmósfera cálida y luminosa de la costa sarda: para el pavimento y los revestimientos para interiores se ha elegido el color Avana en acabado Dune, mientras que la fachada frontal está revestida de Bianco Polare en acabado Vesuvio. La piscina —con el fondo y las paredes de Grigio Cemento en acabado Dune y el sendero exterior en Nero Antracite Vesuvio— confiere profundidad al agua y hace aún más sugerente la iluminación nocturna.

Los interiores: líneas puras y materiales refinados

Se ha querido resaltar el valor de los materiales elegidos para los exteriores y los interiores con la idea de expresar todo su potencial, combinándolos y poniéndolos unos junto a otros buscando la afinidad y el contraste. Los paneles de pared, de hierro oxidado con acabado encerado y perfiles de latón cepillado, se caracterizan por la meticulosa atención a los detalles y su elaboración artesanal. Los materiales naturales como los mármoles, la madera de teca, el granito y la piel plena flor se han utilizado de modo innovador para los techos y los revestimientos de las paredes. Los tonos son generalmente oscuros pero cálidos, con toques calibrados de color que crean una atmósfera elegante y acogedora. Todo el mobiliario se ha diseñado a medida y los únicos productos de serie utilizados son de empresas históricas, como B&B, Roda o Molteni. Se ha prestado una atención especial al sistema de iluminación arquitectónica y decorativa, y se han creado falsos techos con luces indirectas integradas. Para la iluminación puntual se ha optado por lámparas de serie de gran valor decorativo: lámpara de araña de Salvatori, Taccia de Flos, Captain Flint de Flos, Coupè edición limitada de Joe Colombo para Oluce y Abat Jour de Cini Boeri para Tronconi.