La ecosostenibilidad y la funcionalidad de la piedra sinterizada Lapitec® para los revestimientos de la nueva sede de Eurovetro Recycling

Proyecto: sede de Eurovetro Recycling
Lugar: Origgio (Italia)
Fecha de finalización: diciembre de 2017
Material utilizado: Nero Antracite, Arena
Aplicación: revestimiento de fachada, suelos
 
Eurovetro, empresa líder en el sector de la recuperación y el reciclaje de los residuos de vidrio, con motivo de la creación de un nuevo sistema tecnológico de última generación en Italia y en Europa, ha querido expresar de manera rotunda su identidad y su propia imagen al confiar al arquitecto Francesco Renoldi el proyecto y la realización de su nueva sede central de Origgio (Varese). La arquitectura del edificio pretende revelar un proceso, una disciplina, una cualidad en la forma de actuar. Nace así la idea compartida de un elemento arquitectónico limpio, riguroso y regulado, sólido aunque transparente, que quiere mantener una vocación compositiva que recuerda a un ensamblaje casi industrial, prestando más atención a los detalles técnicos que a los estéticos. La ecosostenibilidad es el elemento cardinal que fundamenta el criterio del diseño: una envoltura, tres materiales. Por sus propiedades naturales y su potencial tanto comunicativo como arquitectónico, el proyectista ha elegido el Lapitec® para revestir todo el zócalo del edificio, mientras que el vidrio y el aluminio, estrechamente ligados al proceso de producción de Eurovetro, se han diseñado para "vaciar" la planta baja y diseñar las fachadas exteriores.
 

Piedra sinterizada, vidrio y aluminio. Tres materiales para una arquitectura rigurosa y sólida, aunque transparente

 
El zócalo de piedra sinterizada Lapitec® Nero Antracite con acabado Arena eleva la planta baja otorgándole importancia, hasta convertirse en elemento ininterrumpido de costura entre las diferencias de altura de las entradas, las alineaciones y los elementos volumétricos del edificio. El pilar, que rediseña el área exterior de la entrada principal, es una síntesis de presencia y ligereza: es el elemento arquitectónico de contacto entre el aspecto ascendente del revestimiento del suelo y la piel metálica microperforada. Para poner en valor su carácter monolítico, se han colocado losas hasta cubrir su máximo desarrollo técnico-dimensional, con unas medidas de 3365 x 1500 mm. En el lateral, el estrechamiento en planta crea una arista viva que vacía su masa estructural: la ausencia aparente de profundidad en toda su altura realza la losa desnuda, un "cordón" que mantiene la firmeza gracias a su grosor de 12 mm, sobre el que parece apoyarse toda la fachada de metal, declinando el Lapitec® hasta su máxima esencia dimensional, casi abstracta. El material recorre el zócalo hasta asentarse en el suelo en un movimiento constante, enfatizado por la delicada continuidad de la trama de juntas del mismo color, con lo que se consigue dibujar una alfombra con un contraste cromático y de superficies sobre el suelo de cemento industrial, además de caracterizar el área frente al acceso de los empleados con un cambio de texturas y disposición. La piel externa del edificio sigue una urdimbre vertical heterogénea aunque disciplinada, compuesta por paneles modulares de diferentes anchuras de aluminio microperforado con un lacado térmico de color bronce oscuro, entremezclados con elementos disgregados para crear movimiento. El aluminio y el Lapitec® dan energía al vidrio por su simplicidad, declinado como un elemento puro, libre de marcos estructurales ocultos. El desarrollo de las grandes cristaleras fijas, que delinean la planta baja, y los grandes ventanales originados por las necesidades de distribución de las oficinas y por la voluntad de diseño del arquitecto de garantizar a los espacios de trabajo el máximo aporte de luz natural, alimentan una dinámica compositiva entre espacios llenos y vacíos.
 

La tecnología y la estética de la piedra sinterizada Lapitec® para los revestimientos exteriores

 
220 m² de Lapitec® Nero Antracite, con acabado Arena, de 12 mm de espesor, revisten todas las superficies exteriores, tanto verticales como horizontales: para expresar de la mejor manera el potencial de este material, se ha elaborado siguiendo el diseño del proyecto, encaminado a obtener el máximo desarrollo dimensional de las losas, reduciendo cortes y juntas. Al ser un acabado especialmente estructurado y áspero al tacto, se ha elegido Arena desde un punto de vista técnico por razones de seguridad, ya que garantiza el agarre antideslizante necesario en una zona de paso. El Nero Antracite tiene una tonalidad oscura, aunque no en demasía, y un toque azul grisáceo elegantemente "técnico": el proyectista ha querido así resaltar el contraste cromático que crean el zócalo y la fachada de color bronce con la planta baja completamente "vaciada", delineando la transparencia de las grandes paredes acristaladas. La piedra sinterizada elegida, gracias a su color definido y al acabado rugoso aunque claramente homogéneo, destaca los contrastes de gran nivel de diseño de los volúmenes del zócalo del edificio, y adquiere una textura refinada en relación con las diferentes condiciones de luz a lo largo del día.